Blogia
zalmedina

Viaje a ninguna parte

Viaje a ninguna parte

Pueden llamarme raro, extraño y melancólico, pero durante estas semanas he echado de menos a nuestro  Fernando Fernan Gómez. Probablemente nunca lo hubiera podido conocer, pero el mero hecho de poder disfrutar como lector y espectador de sus películas, sus libros y las conversaciones profundas y graciosas de esa persona solitaria y tímida me ayudaban a darle cierto sentido al sinsentido cotidiano. Fernan Gómez le contestaría al alcalde de Vic en relación a las propuestas xenófobas propuestas por el primer edil, utilizando el maravilloso monólogo de José Sacristán en la película  de “El viaje a ninguna parte”.

 Como diría Sacristan, me pregunto cual es el pecado de esas personas las cuales se les impide empadronarse en un municipio. No tener un mendrugo de pan, buscar la dignidad de un trabajo honrado y  poder ser hermano de sangre en la lucha cotidiana en el trabajo.  Me pregunto el porqué su  único  delito es sentirse obligado a salirse de su casa, caminar sin rumbo fijo y no poder sentirse de  alguna  parte mas que del camino. Enarbolando banderas de propiedad, ese alcalde no quiere centrar sus esfuerzos en   luchar contra aquellos que no sienten el hambre, ni cuando la falta de pan y de cobijo provoca lloros y lágrimas en un niño. Porqué los enemigos son aquellos que son hermanos en la lucha por el trabajo, y se agrede contra el eslabón mas débil e indefenso.

Todos nosotros no somos propietarios únicos y exclusivos de una parcela, un municipio y un país. Quien quiera ser valedor y garante de los derechos inventados, simplemente es un supuesto sacerdote  sin historia propia. Nuestros descendientes han sido en algún momento concreto de sus vidas habitantes de un camino sin posada ni horizonte. Probablemente habrían necesitado ayuda, comida y cobijo, y más de una persona les tendió la mano y les ayudaron en su lucha por la dignidad personal. No se de donde ha salido este alcalde, estas personas y estos mensajes. Si intentan quitar el pan, el derecho a una vivienda  y el sentimiento de dignidad personal, no pudiendo ser parte de una comunidad social, esas personas son unas mezquinas.

http://www.youtube.com/watch?v=QcsoXf1FgmY

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres